Viajes

He estado en Ámsterdam…

…y menudo fregado tienen ahí montado.

DSC01284

Qué si bicis, que si tranvías, buses, barcos, trenes, y peatones. Peatones que no saben dónde van a morir, porqué ahí tiene todos Dios preferencia menos el peatón. Vamos, qué o vas en bici o no eres nada.

Ámsterdam me ha gustado mucho, me ha gustado porqué tiene de todo, bueno, todo todo no, que venga a buscar los tulipanes y no hubo manera. Qué ha llovido poco nos decían, MENTIRA, que le dais más a la marihuana que los bulbos de los tulipanes.

Como buenas turistas que somos y bien mandadas, hicimos más o menos todos lo recomendado en estas ocasiones. Qué si ir a ver la Casa de Anna Frank, pues allí que nos plantamos todos los días y fue imposible por las colas kilométricas, hasta que el último día y bajo la lluvia dijimos, o ahora o nunca, y 3 horas de cola ahí con unos salmantinos majos, con los que hacíamos turnos para beber cerveza y café durante la espera.

Quienes me conocen, saben de mi pasión por el queso, y venir a los Países Bajos y no catar/comprar queso pues tiene mucho delito. Si vais, olvidaros de las grandes cadenas que están por todas partes y acudir a  Reypenaer Cheese Tasting Room podréis probar los quesos antes de comprar, saldréis de allí con una bolsa llena, con la cartera mermada pero con una gran sonrisa en la cara.

Hicimos también, previa recomendación, el paseo en barco, y mira no, yo no lo recomiendo, desde mi humilde punto de vista, no merece la pena, los canales son bonitos, pero a mí ni fu ni fa, no sé si es porque conozco Venecia y nada que ver, o porqué realmente lo llamativo de la ciudad para mí, no se centró en eso.

Hablar de Ámsterdam, es hablar de sus coffee shops, y sólo os diré (que me lee mi madre y no es plan) que ir a Ámsterdam y no entrar en ellos, es como ir a Port Aventura y no subirte en el Dragon Khan. Y el Barrio Rojo, ay! el Barrio Rojo, que una cosa es que te lo cuenten y otra es verlo, y no sólo verlo, sino marcarte el tour con guía y todo. Prostitución pura y dura, pero cotizando y con seguridad, así que de existir, sí, prefiero que exista así.

Nos fuimos de excursión por los pueblos cercanos a la gran ciudad, junto a la Estación Central salen autobuses hacia Edam, Volendam y Marken. Hay un billete especial , el Waterland ticket, que nos costó diez euros por persona, con el que se puede viajar durante todo el día en estos autobuses. Autobuses pilotados por señores que fuman porros (verídico), que todo hay que saberlo.

Ayyy, qué de cosas amig@s…También y por ponerle fin a esta entrada (que me está quedando que ni el Nuevo Testamento) fuimos al Museumplein, no a ver los museos, no era el plan establecido, sino lograr la ansiada foto en el “I am Amsterdam” que tanto caracteriza a la ciudad. Es gracioso que leas dónde leas, te dicen que el Museumplein es también una bonita plaza con zonas verdes dónde relajarse, y mira no, que aquello parecía la verbena de la Paloma, y que muy bonita la zona, pero incapaces de poder sacar una foto como Dios manda,  aquello era como un anuncio de Benetton.

No me extiendo más, ¿merece la pena? un rotundo SI.

$REPLM7F

Un abrazo.

Cárol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s